Por Farid

Es un estereotipo que toda la sociedad piense que las personas mayores pasan todo el día en casa encerrados mirando la tele y, que son muy dependientes con necesidades de cuidado, con menoscabo en movilidad, sufrimientos de caídas repentinas.

Por eso la idea de salir de este armario y cruzar la barrera de esta mala imagen y participar en actividades para ser más activos.

El taller de envejecimiento activo es un evento social que ayuda a sentirse feliz realizando motivaciones de satisfacciones y placer, mejorando el estado de ánimo, mejorando la calidad de vida para tener una esperanza de vida elevada. El taller aporta varios beneficios para el organismo corporal como minimizar la posibilidad de enfermedades y fortalecer la mente y el corazón.

Este taller me ha generado un sentimiento de gran valor personal, mejor autoestima e integración en la sociedad y estabilizó unos lazos de amistades fundamentales con los participantes, potenció mi creatividad a ser más útil.

Disfruto de este evento que me ayuda a mantener habilidades cognitivas y psicomotoras. En este taller, aunque somos pocos, pero se habla mucho sobre la vejez, parece como un lugar de debate con un ambiente muy constructivo, sustantivo y muy fructífero me ayuda mucho a desarrollar mi capacidad de expresar y relacionar con los demás y me establece mayor interacción entre las emociones, el movimiento y el conocimiento.



Iniciativa enmarcada en el Proyecto de acompañamiento a la integración social de personas mayores que se sienten solas