Por Francisco Rodríguez

Siento que estás ahí, en el frente, sin titubear, no piensas en ti ni siquiera un minuto. Te encuentras sola, apenas has dormido y estás doblando una guardia. Tú, mi querida desconocida, que tienes padres, pareja y puede que hijos. Ahora a tus seres más queridos no los tienes en tus pensamientos, porque estás concentrada en mí, en curarme, en sacarme adelante. Eres valiente, no te importa el riesgo que corres. Me atiendes con dulzura, me das ánimos, me reconfortas cuando caigo en la desesperación y estoy sumiéndome en mi angustia vital.

Aunque de momento me encuentro bien, aparece esta guerrera en mis sueños. Y yo la miro fijamente y le doy las gracias por todo, ella me devuelve una sonrisa y desaparece en el largo pasillo de un hospital. Luego me despierto y recuerdo que el piso debajo del mío vive una enfermera que es madre de un par de chicos. Me la imagino a ella, a Viki, repitiendo todos los días el mismo acto con infinidad de enfermos, con la misma entrega, con la misma delicadeza, con la misma certeza y valentía.

Son las cinco de la mañana. Apenas he podido dormir. Me levanto y escribo esta nota para colgarla en el portal:

Querida Viki: Es un orgullo para mí y para mi familia tenerte como vecina. Yo sí quiero que contagies de esos valores humanos que posees, que no te hacen dudar ante un enemigo tan peligroso como este bicho inmundo. Gracias por velar por mí y por todo el mundo que acude buscando remedio a tú hospital. Un abrazo virtual muy fuerte a todos tus compañeros, sin olvidar a nadie: médicos, enfermeras, celadores, personal de limpieza, conductores de ambulancias, etc… Espero que muy pronto nos podamos ver en una terraza de la esquina y allí brindaremos por ti, que eres una heroína. Yo vestiré mis mejores galas y cuando aparezcas me pondré en pie para darte un aplauso eterno, aunque no sean las ocho de la tarde.

Tu vecino, que te esperará en el bar de la esquina para brindar por lo buena persona que eres tú y todos tus compañeros.

Agradecido para siempre.

Haz un donativo