Por Luis Antonio Utrera

Las personas mayores de 65 años son consideradas como grupo vulnerable frente al virus.

Nacieron durante o inmediatamente después de una guerra sangrienta y una postguerra llena de privaciones y miserias, y otra guerra les va a perseguir hasta el fin de sus días.

Son una generación marcada por la ambigüedad: sus padres mandaban en ellos y ahora son los hijos los que llevan el control (y nos parece muy bien). -“Cuando seas padre comerás huevo” – nos decían nuestros mayores. ¡Otras cosas nos han faltado, pero hemos resistido a base de huevos!

Con respecto al confinamiento, decir que parece perfecto que los niños salgan a la calle después de un mes largo recluidos en casa, pero no les parece lógico que a los “mayores”, por el simple hecho de serio, se les dé un plazo más bien largo que corto para hacer lo mismo (¿Será para protegerlos o porque son improductivos?). Si alguno de los mayores tiene alguna patología que lo hace más vulnerable al virus, bien, que se le obligue a protegerse y a proteger a los demás, peno al resto, con 70, 80 o 90 años que esté sano se les debe dotar de las medidas necesarias (guantes, mascarillas, gafas, etc.) y se le debe dejar saborear los restos del licor dulce de la vida que les queda.

Sanitarios, bomberos, policías, guardia civil, protección civil, tenderos…, todos están incluidos en “grupo de riesgo”. ¿Por qué a ellos se les permite salir, con protección, y a los mayores no?

Quizá el pipo de mayores sea el más necesitado de respirar aire puro, tomar dosis de vitamina D con los rayos tibios de un sol mañanero y caminar para desentumecer los músculos, ya de por sí bastante deteriorados. Si muchos han fallecido en las Residencias, ha sido por falta de previsión o negligencia de algunos responsables.

Se han visto salir airosos de las UCI’s a personas con 80 o 90 años, mientras jóvenes de 30, 40 o 50 años no lo han superado.

Los mayores piden al Gobierno, a las Autoridades Sanitarias y al resto de Autoridades competentes que les dejen salir a los que no presenten signos de inmunodeficiencias (dotados de medidas de protección), como se dejan salir a otros grupos.

Haz un donativo