Fue una de las primeras catedráticas de la Politécnica de Barcelona. Y nos ha regalado a todos y a todas a la señora Vila. ¿Aún no la conoces?

Sara María Laborda fue una de las primeras mujeres catedráticas de la Universidad Politécnica de Barcelona, ciudad en la que reside. Sara es un ejemplo de envejecimiento activo, inquieta física e intelectualmente y siempre dispuesta a explorar nuevas aventuras y vivencias.

Participó, junto a otras 400 personas, en el concurso de relatos cortos organizado por Accem en 2018, resultando ganadora con su texto “La soledad de la señora Vila”. Su relato sirvió de guion para realizar el corto cinematográfico del mismo título y sensibilizar, gracias a él, sobre la soledad no deseada entre las personas mayores.

“Estoy muy contenta de que mi relato haya servido para visibilizar este gran problema de la sociedad actual”, señala orgullosa. La soledad no buscada es una realidad que viven a diario casi dos millones de personas en nuestro país y un problema que afecta cada vez a más mujeres y hombres, especialmente mayores, y a quienes ella desea mostrar con su ejemplo de que, al margen de la edad, es importante mantenerse activa y aprovechar cada día aventurándose en nuevas iniciativas y proyectos.